Columnas

Sí, negros 

BuenaventuraCada que los medios de comunicación bogotanos se dan una vuelta por cualquier punto de lo que con desdén la academia centralista llamó el andén pacifico colombiano, es por una tragedia o por un carnaval. Una matazón perpetrada por fusiles de cualquier color o una colorida fiesta de negros. Sí, negros. O porque apareció otra mal llamada "casa de pique" en Buenaventura o se celebra otro San Pacho en Quibdó. Por una veda de camarón en Tumaco o unos náufragos en Timbiquí, correos humanos de los narcos. Por una masacre en Bojayá o en Barbacoas. O un paro cívico, como el que pareciera estarse saliendo de madre. 

Columnas

El duro golpe de la Corte Constitucional

Corte ConstitucionalAunque el Gobierno mantiene las mayorías en el Congreso, la lentitud con la que en adelante se discutirán los proyectos de ley y el ambiente pre electoral que vive ya el país y el que vivirá en 2018, facilitan las tareas al Centro Democrático (CD) en su único objetivo electoral y político de torpedear el proceso de implementación de lo firmado en el teatro Colón. Las anteriores circunstancias e incluso, las acciones persuasivas que desde el CD ya se vienen haciendo sobre congresistas de la ya maltrecha Unidad Nacional, ponen en riesgo la cohesión de ésta. Al final, la decisión de la Corte Constitucional confirma que no existe y que no hay la voluntad de concebir una institucionalidad capaz de asumir la búsqueda de la Paz como un asunto de Estado. Sin duda alguna, se trata de un duro golpe el que acaba de propinar la Corte Constitucional al proceso de implementación del Acuerdo Final (II). 

Columnas

¿Quién defiende a los defensores? 

Defender los DDHH 2Desde que se firmó el acuerdo de paz con las Farc, algo se hizo evidente en Colombia: la violencia no se detuvo y no se detendrá, al menos, para quienes se desempeñan como defensores de derechos humanos. Las amenazas y los asesinatos se incrementaron en los últimos meses y así lo muestran las cifras, por ejemplo, de la Defensoría del Pueblo que entre enero de 2016 y el 1 de marzo de 2017, registra ya 156 asesinatos de líderes sociales al igual que 500 amenazas y situaciones de riesgo. No olvidemos que es obligación del Estado proteger a quienes defienden los derechos humanos. Debemos empezar a exigir que la defensa de los derechos humanos no se convierta en una labor de alto riesgo, sino por el contrario, una obra de exaltar pues mitiga los efectos de las vulneraciones a nuestros derechos, pero como van las cosas, queda en el aire queda la sensación de total desamparo para esas personas y cabe la pregunta: ¿quién defiende a los defensores? 

Columnas

¿Palacio a la JEP?

Diego PalaciosPermitir que los casos de Diego Palacio y los de otros ex funcionarios de la administración de Uribe Vélez lleguen a la JEP, es facilitarle el trabajo que el Centro Democrático y otros sectores de poder emprenderán para deslegitimar dicha jurisdicción, reduciendo su origen eminentemente jurídico, a un carácter político. Según se colige de la carta enviada por Palacio al Secretario General de la JEP, el ex ministro insiste en su inocencia y espera una segunda instancia que pueda revisar la sentencia proferida por la CSJ y reversar dicho fallo condenatorio. Resulta inaceptable que el condenado ex funcionario de Uribe Vélez pretenda que la Jurisdicción Especial para la Paz funja como una corte de revisión y casación de un abierto y probado caso de corrupción política. 

Columnas

La foto de la discordia 

Portada MocoaTras la publicación del Diario El Espectador de una foto de la tragedia de Mocoa de un rescatista que tiene en sus manos a un niño cubierto del lodo de la avalancha y presumiblemente muerto, surgió un fuerte debate sobre el papel que deben jugar los medios de comunicación en estos escenarios. De allí surgieron dos posiciones irreconciliables entre sí: una de ellas afirmaba que la libertad de prensa no tenía límites, mientras que la otra hablaba de cómo se usaba la 'pornomiseria' como estrategia de mercadeo para vender más periódicos. la libertad de prensa es uno de los pilares de la democracia. Pero no puede ser posible que actitudes irresponsables se escuden en ella para no responder. La profesión periodística debe estar regida por principios éticos claros, tan fuertes como los que deberían regir una labor de gran valor público.

Sitio web realizado por loguitocol © 2014. Todos los derechos reservados